¿Qué es el petróleo de esquisto?

Volver

La existencia del petróleo de esquisto es una de las razones por las que en los últimos tiempos se suceden los descubrimientos de nuevos yacimientos petrolíferos en los medios de comunicación. La tecnología para la extracción de este petróleo no convencional y el desarrollo del fracking permiten hoy explotar zonas petrolíferas que eran inviables hace unos años. Pero, ¿qué es el petróleo de esquisto? Te lo explicamos desde nuestra empresa de instalaciones petroleras y tecnología.

El petróleo de esquisto o shale oil, en inglés, es un tipo de petróleo que se genera a partir de esquistos botuminosos o rocas sedimentarias arcillosas. Mediante procesos de pirólisis, hidrogenación o disolución térmica, se transforma la materia orgánica que contiene la roca en este tipo de petróleo no convencional que puede usarse como combustible.

Existen refinerías que están preparadas para el tratamiento del shale oil, donde se elimina el hidrógeno y las impurezas de este compuesto. Cuando se concluye el proceso de refinado, se puede utilizar para los mismos fines que el crudo convencional.

 

La viabilidad de los yacimientos de petróleo de esquisto

Uno de los problemas que plantea la extracción y tratamiento del petróleo de esquisto es, precisamente, su viabilidad económica. Adecuar estos compuestos para que posteriormente puedan transformarse en combustibles para el consumo requiere de procesos a altísimas temperaturas, que requieren de una gran cantidad de energía.

Además, en la extracción del shale oil se suele utilizar la técnica de la fracturación hidráulica, el fracking, un proceso que consiste en la inyección de agua a presión con el objetivo de fracturar la roca y liberar la materia prima existente en el subsuelo. Los últimos avances en estas tecnologías han permitido reducir los costes y colocar al shale oil en un plano muy competitivo frente al crudo convencional, hasta el punto de que su producción se está dejando sentir en los mercados.

 

El petróleo de esquisto y su influencia en los mercados

De hecho, recientemente los analistas de Goldman Sachs han publicado un informe en el que consideran que los descubrimientos de nuevos yacimientos y el auge del petróleo de esquisto pueden impulsar el bombeo de un millón de barriles más por año y generar una sobreoferta en los mercados hasta el 2019.

Esta situación se produce tras la decisión de la OPEP de limitar la producción por primera vez en 8 años en un intento por reducir los stocks de crudo y normalizar los precios del petróleo. No obstante, para el banco de inversión esta decisión del cartel petrolífero no hace sino incentivar el avance de los proyectos de shale oil en marcha.

Delegación de Alvic en Castilla la Mancha