¿Tiene el diésel los días contados?

Volver

El sector de la automoción vive momentos de cambio y esta transformación afecta a todos los campos relacionados con el mundo del motor, como los combustibles. Los nuevos avances en el ámbito de la tecnología y el desarrollo de nuevas formas de propulsión de los coches pueden hacer desaparecer las tecnologías que, hasta hoy, han marcado el ritmo de esta industria. Desde nuestra empresa de instalaciones petroleras y tecnología analizamos los datos que ponen en tela de juicio la supervivencia del diésel como combustible de los coches del futuro.

 

El diésel pierde terreno frente a otras alternativas

Los coches diésel pueden convertirse en una reliquia del pasado de la automoción, como ocurrió con las cintas de VHS o los antiguos disquetes de ordenador. A pesar de ser una tecnología más eficiente que la de los motores de gasolina y con un menor consumo, los motores diésel generan dudas entre algunos usuarios por su precio y su mantenimiento, y arrastran mala fama desde que se dieron a conocer los últimos escándalos por el trucaje de emisiones de algunas marcas.

De hecho, el principal lastre de esta tecnología es su impacto medioambiental. Hay estudios que afirman que los coches diésel causan hasta 4 veces más contaminación atmosférica que los de gasolina, ya que emiten niveles muy superiores de dióxido de nitrógeno (NO2) y partículas en suspensión.

A pesar de las restricciones que marca la normativa europea de emisiones, lo cierto es que ya hay varias grandes ciudades, con París a la cabeza, que han anunciado el cierre de sus centros urbanos a estos coches en 2015, a causa de la contaminación.

Todas estas razones ya se dejan notar en las cifras de ventas de este tipo de vehículos, como te contamos en este post sobre las razones por las que cada vez se venden menos coches diésel.

 

La industria del automóvil duda del futuro del diésel

A estos antecedentes, el Informe Global sobre Automoción 2017, elaborado por la multinacional KPMG, viene a sumar nuevas incertidumbres a la supervivencia del diésel. Su estudio, elaborado con la opinión de 1.000 directivos del sector de la automoción y de más de 2.400 conductores, revela que más de la mitad de los ejecutivos de esta industria considera que el diésel será la primera tecnología de propulsión en desaparecer de la cadena de montaje de las plantas de fabricación de vehículos.

Este importante cambio, sobre todo para países como España donde los coches diésel conforman la mayoría del parque, sería una consecuencia de la evolución del mercado y la revolución que supondrá la implantación de los vehículos eléctricos en unos años, según el estudio.

El informe también destaca la disrupción que supondrá la llegada de nuevos modelos de movilidad, en los que serán protagonistas los coches compartidos, los vehículos sin conductor, la creciente conectividad y la digitalización de los automóviles. En este panorama automovilístico que está por venir, parece que el diésel no tendrá espacio.

Categoria: 
Delegación de Alvic en Castilla la Mancha