Si baja el petróleo, ¿por qué no lo notamos igual en las gasolineras?

Volver

Las noticias que desde hace meses venimos escuchando sobre los bajos precios del crudo han supuesto una rebaja en los precios de los carburantes, aunque para el consumidor habitual no pasa desapercibido que esta bajada del precio de la gasolina no equivale al descenso de los precios del petróleo. ¿Por qué si baja el petróleo no nos beneficiamos de la misma manera al repostar en las gasolineras? Desde nuestra empresa de instalaciones petroleras y tecnología te explicamos por qué los precios de los carburantes no reflejan exactamente la caída del precio del petróleo.

Al repostar en las gasolineras y estaciones de servicio, debemos tener en cuenta que al llenar el depósito de combustible no sólo estamos pagando los costes del carburante. En el precio de la gasolina se incluye un importante porcentaje de impuestos, además de otros costes relacionados con el almacenamiento, transporte y comercialización de la gasolina, que elevan la factura del repostaje y están al margen de las variaciones del precio de la gasolina en los mercados mayoristas.

 

La mitad de lo que pagamos por nuestra gasolina son impuestos

Si analizamos qué pagan los usuarios de gasolineras por cada 10 euros que destinan a carburante, podemos comprobar que prácticamente la mitad, unos 5 euros, son impuestos. Otro 10% del precio que nos cobran por repostar en la estación de servicio son costes de almacenamiento, transporte y comercialización. Tan sólo el 40% del total, 4 euros de esos 10 que habíamos pagado por echar combustible a nuestro coche, es lo que cuesta realmente el carburante. Este porcentaje es el que está sujeto a variaciones de la cotización de la gasolina o el gasóleo en los mercados.

Si baja el precio del carburante que abastece a la estación de servicio, sólo lo notaremos en esta parte de lo que las gasolineras nos cobran por cada litro de combustible. Por eso no es posible comparar las variaciones porcentuales entre la cotización del crudo y el precio de los carburantes en el surtidor, ya que el resto de componentes del precio del combustible -los impuestos y los costes de distribución-, alteran ese porcentaje tanto en las subidas como en las bajadas del precio del petróleo.

 

Los carburantes y los factores que influyen en su precio

El principal factor que determina el precio de la gasolina o el gasoil en las gasolineras es su cotización en los mercados mayoristas, es decir, el precio que paga la estación de servicio por el carburante que luego ofrecerá en sus surtidores.

 

El precio del combustible que compran las gasolineras no presenta una evolución exactamente igual a la de los mercados internacionales

 

El precio del combustible que compran las gasolineras no presenta una evolución exactamente igual a la de los mercados internacionales en los que cotiza el barril de Brent. Si bien la cotización del Brent es el factor más influyente, existen otros condicionantes que pueden alterar los precios de los carburantes que abastecen a las gasolineras para su venta al consumidor final, sobre todo dos:

  • La demanda de carburante: La ley de la oferta y la demanda también está presente en el mercado de la gasolina y el gasoil.
  • El tipo de cambio de euro/dólar: Los productos petrolíferos cotizan en los mercados internacionales en dólares, y el cambio a euros puede influir en su precio.

 

Categoria: 
Delegación de Alvic en Castilla la Mancha