¿Qué tipos de gasóleo podemos encontrar en las estaciones de servicio?

Volver

En las estaciones de servicio podemos encontrar diversos surtidores de gasóleo, cada cual indicado para un determinado uso. Su utilización está marcada por la legislación en unos casos y, en otros, por las características del gasóleo en cuestión. Desde nuestra empresa de instalaciones petroleras y tecnología, te contamos qué tipos de gasóleos podemos encontrar en una gasolinera y para qué se utilizan.

El gasóleo es el combustible más demandado en las estaciones de servicio españolas. Se consume casi cinco veces más gasóleo de automoción que gasolina y su consumo sigue creciendo a un ritmo superior al 6%. No obstante, es posible que en alguna ocasión hayas visto que hay más surtidores de gasóleo, además de los conocidos de gasóleo A.

 

Tipos de gasóleo que podemos repostar en gasolineras

En las estaciones de servicio se pueden comercializar varios tipos de gasoil. Cada uno de estos combustibles está destinado a un determinado uso, como vemos a continuación. Estos son los tipos de gasóleos que podemos repostar en una gasolinera:

 

Gasóleo A

El combustible permitido para los automóviles con motor Diesel es el gasóleo A. Es el más común ya que se utiliza por una mayoría de conductores. No obstante, las marcas han desarrollado este combustible y hoy en día se comercializa bajo dos formatos o modalidades, en función de los aditivos que lleven:

  • Gasóleo A o Diesel, que es el más común.
  • Gasóleo Diesel Premium o Diesel Plus, que incorpora aditivos que encarecen este combustible.  

 

Gasóleo B

Este tipo de gasóleo es un combustible utilizado para vehículos agrícolas e industriales. Se trata de un combustible con una fiscalidad más reducida que el gasoil destinado a coches o camiones, razón por la que es conocido como Gasóleo Bonificado.

Esta es la razón por la que es preciso comprarlo aportando cierta documentación y que su coloración sea de un color rojizo. Además, lleva un elemento químico de trazabilidad, que ayuda a las autoridades a detectarlo.

Al soportar menos impuestos, está prohibido su uso en vehículos que no estén autorizados y la multa por repostar este tipo de gasóleo puede ir desde los 601 euros hasta los 12.000, en camiones de gran tonelaje. Esta sanción puede doblarse, en caso de reincidencia.

 

Gasóleo C

Este tipo de gasóleo se utiliza para calefacción doméstica, agua caliente y para máquinas de calor de uso industrial. Se trata del gasóleo que más poder calorífico tiene, aunque pasa por un proceso de refinado similar al de los otros tipos de gasóleos.

No obstante, no es aconsejable repostar un coche con gasóleo C, ya que su formulación no es apropiada para motores diésel y podríamos causar daños en el vehículo. Además, su uso en automóviles está prohibido en algunos países.

 

Categoria: 
Delegación de Alvic en Castilla la Mancha