¿Cómo se mide la densidad del petróleo?

Volver

Una de las características del petróleo que más influye en las posibilidades de su aprovechamiento es la densidad. Desde nuestra empresa de instalaciones petroleras y tecnología te contamos qué método utiliza la industria para medir la densidad del petróleo y cómo influye esta propiedad del crudo en su procesamiento.

En física, se define la densidad como la cantidad de masa que tiene una sustancia en un determinado volumen. Sin embargo, cuando hablamos de petróleo esta cualidad suele relacionarse también con la viscosidad del crudo y su aprovechamiento.

 

Los grados API y la densidad del petróleo

Para medir la densidad del petróleo se utilizan los grados o gravedad API. Se trata de un índice establecido por el American Petroleum Institute con el que se mide la densidad de los diferentes tipos de crudo. Este índice toma como referencia la densidad del agua a una misma temperatura para determinar lo pesado o ligero que es el petróleo.

De esta forma, el petróleo con un grado API superior a 10 es más liviano que el agua y flotaría sobre ella. Asimismo, los grados API se usan para comparar densidades de fracciones extraídas del petróleo, que son las partes resultantes del refinado del crudo que se utilizan para elaborar determinados combustibles y productos.

 

Petróleo ligero y petróleo pesado

La necesidad de diferenciar los petróleos ligeros y pesados viene dada de las diferentes formas de tratar unos y otros. El petróleo que tiene más viscosidad, es más denso y más difícil de extraer, transportar y bombear. En grados API, esta diferencia se referencia de la siguiente forma:

  • El petróleo ligero es aquel que tiene una gravedad API mayor. Los petróleos convencionales tienen una gravedad API en torno a 38.
  • El petróleo pesado es el que tiene un API por debajo de los 22,3 grados.

El petróleo se vuelve más pesado como consecuencia de la degradación del crudo que ha estado expuesto a las bacterias, el agua o el aire a lo largo del tiempo. Este proceso provoca la pérdida de las fracciones más ligeras del petróleo, dejando atrás sus fracciones más pesadas.

Como consecuencia, los petróleos más pesados presentan diversos problemas en su tratamiento, desde la producción, al transporte y refinado del crudo. El crudo ligero, en cambio, es el mejor valorado por su adecuada composición para su refinado y transformación en diversos productos.

 

Delegación de Alvic en Castilla la Mancha